DESTACADAS
Home -> MIGRACIÓN -> Pasa el Papa la tarde con hijos de inmigrantes en Nueva York

Pasa el Papa la tarde con hijos de inmigrantes en Nueva York

26 SEPT PAPA Y NIÑOS MIGRANTES

Francisco les recordó a hijos de inmigrantes, que el fallecido pastor Martin Luther King, un día dijo: “¡Tengo un sueño!” y soñó que muchos niños y personas tuvieran igualdad de oportunidades.

Poco antes de las 16:00 horas locales (20:00 GMT), el líder católico llegó hasta la escuela Nuestra Señora Reina de los Ángeles, a bordo de su vehículo utilitario negro y fue acogido por un coro de niños, en presencia del alcalde de Nueva York, Bill de Blasio.

En la escuela, el pontífice saludó a los maestros y recorrió las aulas, le dieron regalos y dos infantes le mostraron el funcionamiento de una pantalla tecnológica, mientras otros dos le regalaron un casco de plástico blanco, símbolo de los obreros.

“Estoy contento de estar hoy aquí con ustedes junto a toda esta gran familia que los acompaña. Veo a sus maestros, educadores, padres y familiares. Gracias por recibirme y les pido perdón especialmente a los maestros por robarles unos minutos de la lección”, dijo el Papa en español.

“Me han contado que una de las lindas características de esta escuela es que algunos de sus alumnos vienen de otros lugares, inclusive de otros países. Qué bueno que es eso”, aseveró Francisco.

“Aunque sé que no siempre es fácil tener que trasladarse y encontrar una nueva casa, nuevos vecinos, amigos; no es nada fácil”, agregó.

En su mensaje, con un lenguaje simple, el Papa reconoció que “podría ser cansador” aprender un nuevo idioma, adaptarse a una nueva cultura, un nuevo clima. “¡Cuántas cosas tienen que aprender!”, insistió.

Destacó que lo bueno es encontrar esos nuevos amigos, personas que abren las puertas y muestran su ternura, su amistad, su comprensión, intentando ayudar para que nadie se sienta extraño y todos se sientan como en casa.

El líder católico les recordó que una calle muy cerca de la escuela lleva el nombre del fallecido pastor Martin Luther King, quien un día dijo: “¡Tengo un sueño!” y soñó que muchos niños y personas tuvieran igualdad de oportunidades, así como acceso a la educación.

Aseguró que el deseo es seguir soñando y celebrando todas las oportunidades que, tanto a los chicos como a los grandes, les permiten no perder la esperanza en un mundo mejor, con mayores posibilidades.

“Sé que uno de los sueños de sus padres, de sus educadores, es que ustedes puedan crecer con alegría. Siempre es muy bueno ver a un niño sonreír. Acá se los ve sonrientes: sigan así y ayuden a contagiar la alegría a todas las personas que tienen cerca”, señaló.

“Queridos chicos, ustedes tienen derecho a soñar y me alegra mucho que puedan encontrar en esta escuela, en sus amigos, en sus maestros, ese apoyo necesario para poder hacerlo. Donde hay sueños, donde hay alegría, ahí está siempre Jesús”, abundó.

Antes de retirarse, Francisco decidió dejar una tarea para la casa, usando la palabra “homework”, y les pidió a los presentes que no se olviden de rezar por él para que pueda compartir con muchos la alegría de Jesús.

Tras despedirse, el Papa abordó de nuevo el vehículo negro que esta vez lo condujo hasta el interior del famoso Central Park, donde recorrió a pie una parte del parque y después subió al papamóvil con destino al Madison Square Garden.
NOTIMEX / FOTO: ESPECIAL

Somos Identidad Migrante

   

RSS
E-mail
YouTube
YouTube
Instagram