DESTACADAS
Home -> Sin categoría -> Julissa Arce, apoya a migrantes en EEUU

Julissa Arce, apoya a migrantes en EEUU

04-julissa-arce

 

Julissa Arce llegó a vivir a San Antonio, Texas, a la edad de 11 años. Sus papás viajaban regularmente a esa ciudad para vender joyería hecha de plata, y le consiguieron una visa de turista a su hija para que pudiera acompañarlos en sus viajes. En uno de esos traslados a Texas la familia se quedó a vivir en San Antonio permanentemente.

Desde su ingreso a la escuela en Estados Unidos, Julissa demostró su gran inteligencia y rápidamente se colocó en los primeros lugares del cuadro de honor. Se adaptó con gran naturalidad a su nuevo país, así que cuando su visa de turista expiró, y ella contaba con 14 años de edad, le angustió la posibilidad de tener que regresar a México y abandonar esa vida que tanto le gustaba.

A pesar de haberse convertido en una inmigrante indocumentada, Julissa continuó yendo a la escuela y viviendo una vida “normal”. De vez en cuando a ella y a sus padres se les ocurrían ideas “creativas” sobre cómo podría obtener la ciudadanía estadounidense, y una de ellas fue la posibilidad de casarse con un norteamericano a los 16 años.

En su último año de high school, Julissa recibió rechazo tras rechazo al mandar solicitudes para entrar en la universidad . El problema era que el espacio donde debía venir su número de Seguridad Social siempre estaba en blanco. Afortunadamente, justo en el año en que se graduó (2001), una nueva ley hizo posible que estudiantes indocumentados de Texas pudieran asistir a la universidad. Así fue como Julissa comenzó a estudiar Finanzas en la Universidad de Texas.

Desde sus primeros años en la UT, esta aguerrida inmigrante mexicana demostró su gran ambición e impulso por ser alguien en la vida. Incluso fue nombrada “Futura Millonaria” por sus compañeros de la “ Hispanic Business Student Association ”, de la cual se hizo miembro cuando entró a la universidad.

Los padres de Julissa decidieron volver a México en el mismo año en que su hija ingresó a la UT. Como patrimonio, le dejaron un carrito de “funnel cakes”, los cuales vendía viernes y sábados en el San Antonio’s Market Square , a 135 km de distancia de Austin, donde vivía. El dinero que ganaba con ese negocio le permitía pagar su renta y gastos académicos, así que era fundamental para ella.

Pese a la falta de sospechas sobre su situación migratoria, mientras más posiciones escalaba, más angustiada se sentía Julissa Arce ante la posibilidad de ser descubierta. Fue después de la muerte de su padre en 2007, cuando la exitosa joven consideró la posibilidad de regresar a México, su novio de ese momento, ciudadano norteamericano, la disuadió de ese plan tan drástico y en su lugar le propuso matrimonio para ayudarla a obtener la ciudadanía.

Para el año 2011, Julissa tenía todo lo que siempre había creído que quería. Era dueña de una green card auténtica, ganaba alrededor de 350,000 dólares al año , era una mujer realmente exitosa en su trabajo, pero aun así, se sentía más vacía que nunca . Al ser una persona apasionada por los nuevos retos, Julissa decidió dejar su trabajo enGoldman Sachs para buscar un nuevo camino que la hiciera sentirse plena y satisfecha con su vida.

Fue así como después de pasar los mejores y peores años de su vida siendo una ciudadana “impostora”, Julissa se convirtió en la directora de “ Define American ”, una asociación sin fines de lucro que busca defender los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos y reivindicar sus historias, pues al igual que ella misma, existen muchos indocumentados que podrían lograr cosas impresionantes si sólo se les diera la oportunidad de hacerlo.

FUENTE: http://vidayestilo.terra.com.mx/mujeres-de-hierro

RSS
E-mail
YouTube
YouTube
Instagram