DESTACADAS
Home -> MIGRACIÓN -> El voto latino podría definir las elecciones de Estados Unidos

El voto latino podría definir las elecciones de Estados Unidos

28 OCT VOTO LATINO

54 millones de latinos viven en Estados Unidos. La comunidad hispana es la primer minoría de ese país y en un 80 por ciento está conformada por mexicanos. Sin embargo, el principal problema que enfrenta esta comunidad es su falta de movilización, que en las urnas se traduce en un alto abstencionismo: los ciudadanos o no se registran o no van a votar aún después de haberse registrado.

Para noviembre de 2016 se pretende salgan a votar 15 millones de latinos; es decir, 3.5 millones de personas más en comparación con las elecciones de 2012. Newsweek en Español charló con Ben Monterroso, presidente ejecutivo de esta organización, sobre los retos para alcanzar esa meta en un contexto donde el candidato Donald Trump y sus posturas antiinmigrantes continúan avanzando en las encuestas.

Los hispanos que residen legalmente en Estados Unidos tienen un enorme potencial de votos en la elección presidencial de 2016. Y este potencial irá aumentando, pues se calcula que los latinos representarán el 31 por ciento de la población total estadounidense para el año 2060.

El poder demográfico de la comunidad hispana en Estados Unidos es evidente, pero debe de ser trasladado al campo político para tener valor.

Mi Familia Vota está enfocada en “educar a los latinos en su derecho a votar, llevar a más hispanos a las urnas, incorporar a los residentes legales al padrón electoral y en promover la nacionalidad de quienes aún no se han naturalizado”, explica Ben Monterroso, quien hace unos días estuvo de visita en México.

Estados Unidos es uno de los pocos países del mundo en donde los ciudadanos tienen que registrarse con anticipación para poder votar. De ahí que inscribirse en el registro electoral sea indispensable para poder participar en la elección del próximo presidente, que tendrá lugar en 2016. Sin embargo, el principal problema que enfrenta la comunidad hispana estadounidense es que no se moviliza, lo cual se traduce en un alto abstencionismo electoral: los ciudadanos no se registran o no van a votar aun después de haberse registrado.

En California, por ejemplo, hay, potencialmente, 8.1 millones de votantes latinos. De ellos, sólo 4.1 millones están registrados en el padrón electoral. Dos millones aún no se han registrado y 1.1 millones son residentes permanentes, pero todavía no se han naturalizado.

Monterroso explica que “el objetivo de Mi Familia Vota es que el 8 de noviembre de 2016 salgan a votar quince millones de latinos”. Es decir, que haya un incremento de 3.5 millones de votantes en comparación con las elecciones de 2012.

En Estados Unidos no es requisito haber nacido en el país para ocupar cargos políticos, por eso hay estados, como California, en donde varios políticos son latinos “y muchos representan a la comunidad de una manera digna”, añade Monterroso. “Falta poner al máximo lo que podríamos hacer al elegir a más candidatos latinos, pero primero hay que participar en las elecciones”. La voz de la comunidad latina quiere ser escuchada, pero “para poder tener un espacio en la mesa debemos de trabajar para ese espacio, no nos lo van a dar gratis y nadie sabe más de nuestra comunidad que nosotros”.

La comunidad hispana tiene una presencia importante dentro del escenario político de Estados Unidos, incluso dos candidatos a la presidencia por el Partido Republicano —Marco Rubio y Ted Cruz— son latinos. Sin embargo, esa presencia carece de importancia cuando la comunidad no participa. Para Monterroso, “el no participar puede tener implicaciones grandes, pues el que ahorita no está ayudando está contribuyendo a los ataques que nuestra comunidad está teniendo”. Se refiere, en concreto, a los ataques del republicano Donald Trump.

“El próximo presidente latino ya nació”

Pareciera que la única finalidad de empoderar a los latinos en Estados Unidos es la de que participen en las elecciones. La realidad es que el sueño de contar con un presidente hispano ha existido por años en la mente de los millones de residentes latinos del país, de la misma manera que la población afroamericana soñó con Barack Obama.

Monterroso sonríe y revela sus sueños: “Un presidente latino es la esperanza que todos tenemos. Yo estoy convencido de que el próximo presidente latino ya nació y tenemos una gran posibilidad: hoy hay dos candidatos latinos por el Partido Republicano, y se habla de que uno de los hermanos Castro podría ser invitado a ser vicepresidente. Es cuestión de tiempo para que veamos a un presidente latino”.

Al presidente ejecutivo de Mi Familia Vota, como a muchos otros hispanos que viven en Estados Unidos, le gusta fantasear sobre este escenario. Cree que el primer presidente latino “debería de ser capaz de ver los temas que afectan a nuestra comunidad: escuelas, educación, salud y mejores pagas en nuestros trabajos. Yo esperaría ver esos cambios. Lo que nuestra comunidad necesita son oportunidades”, refiere el hombre que ha pasado gran parte de su vida luchando por esta causa.

“Las cifras no lo son todo”, dice Monterroso para finalizar. “No lo son todo, pero cualquier candidato presidencial que quiera llegar a la Casa Blanca tiene que tener el 50 por ciento del voto latino. De no tenerlo no puede llegar”.

Y la esperanza se le cuela en la sonrisa.

Newsweek / Foto: Especial

Somos Identidad Migrante

   

RSS
E-mail
YouTube
YouTube
Instagram