DESTACADAS
Home -> Sin categoría -> Alfredo Quiñones Hinojosa, Migrante exitoso que salva vidas en EEUU

Alfredo Quiñones Hinojosa, Migrante exitoso que salva vidas en EEUU

01-alfredo-quinones

 

Creer en sí mismo y “aprender a soñar” fueron los mayores obstáculos que tuvo que superar el ahora reconocido neurocirujano Alfredo Quiñones-Hinojosa, quien en sólo siete años llegó a ser uno de los directivos del Hospital Johns Hopkins Bayview, tras haber llegado a Estados Unidos como trabajador ilegal.
En 1987 comenzó la increíble aventura de este mexicano que logró graduarse con honores en Medicina por Harvard. Con 19 años de edad, llegó al vecino país como jornalero, pero dos años después entró en un colegio de la comunidad para aprender inglés. En 1991 ya estaba en la Universidad de California en Berkeley y en 1994 ingresó a Harvard.
“Era un joven inquieto. Y fue precisamente en la transición entre ambas universidades cuando me di cuenta de que tienes que creer en ti mismo y saber que sí puedes soñar. Hoy, el hecho de soñar constantemente me mantiene activo”, comenta en entrevista el científico nacido en Mexicali.
Quien realizó un posdoctorado en Biología de desarrollo de células madre en la Universidad de California, San Francisco, está convencido de que la disciplina le permitió llegar a donde está.
“A veces se acostumbra uno a vivir tranquilamente, a no hacer cosas, a no tomar decisiones arriesgadas. Pero se debe tener valor para luchar por los sueños. Creo que mi primera gran decisión fue dejar mi trabajo estable de jornalero en una granja, en el que ya ganaba 3.75 dólares por hora, e irme a estudiar inglés”, recuerda.
Mientras espera un avión que lo llevará a Londres a encontrarse con “unos jóvenes ingleses millonarios” que desean donar dinero para que él ofrezca consultas gratis en hospitales de México, Quiñones dice que no toma este éxito como algo especial. “La gente que me ha rodeado ha creído en mí: mis padres, mis hermanos, mis amigos, profesores.
Y al mismo tiempo es una responsabilidad y una bendición, porque yo llegué sin papeles, pobre, sin casa, sin ropa, sin zapatos, y ahora puedo dar tanto a los jóvenes.
Fuente: Excelsior

 

RSS
E-mail
YouTube
YouTube
Instagram